Uso de Cookies Este sitio web utiliza cookies de terceros para analizar y medir la navegación y mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Rechazar cookies Aceptar cookies
Blog » El que nunca tuvo piojitos que levante la mano!

El que nunca tuvo piojitos que levante la mano!

 26/09/2018 Ayy que tema escabroso, pero necesito contarlo para las que se inician en esto de los bichitos, no hay nada cómo decir que nunca los vas a pillar, para que empiece una guerra entre ellos y yo, sin descanso.. Nada como presumir de que eso no te pasará a ti o que jamás te ha pasado. En la maternidad todo se cumple con creces. De pequeña tuve una sola vez, por lo que pensé que en mi hija sería igual, hasta ahora.

Tengo dos peques, una niña y un niño, el caso va con la primera, escolarizada y"guarderizada desde los 4 meses, ahora ya de 7, y nunca los había pillado. Es decir, hasta ahora íbamos librando como unas campeonas. Y haber, hubo en todos los sitios, amigas, etc. Hubo interminables chat de whatsapp del cole dónde la noticia corría a la velocidad de la luz. Seguíamos invictos/as.

¡Nada más lejos de la realidad!

Fue a finales de este último verano, de piscina en casa de unos amigos, cuando la peque empezó a rascarse como sí no hubiera fin. "Tiene piojos", me dije, aunque no me lo acababa de creer. Inspeccioné su morena cabellera, y no me pareció ver nada, en un cabello tan oscuro se aprecian nada más rebuscar un poco. Seguí tan tranquila. A los dos días mi rubia madre, la que suscribe, y todo el que se asomará a nuestra compañia infectadas de piojillos, lo que nunca!!! Y ahí empezó un mundo totalmente desconocido cómo mamá para mí, empecé con el vinagre, envuelta tooodas las cabezas "all night"en ello. Intento usar los productos químicos lo menos posible. Y ahí seguián. Sopesamos internarnos todos juntos para no propagar la epidemia, y yo al frente de mi tienda de niños, cómo que no era lo mejor, que se asomará ninguno de estos bichejos, porque imáginate las mamás saldrián para nunca más volver!

Luego al ver que lo natural de casa no funcionaba, fui a la farmacia y gasté bastante dinero probando lo de toda la vida, y lo nuevo. Resultaba el primer día, a los dos días, ahí volvía sólo uno, en nuestro caso, pero llenaba de liendres su cabecita. A los adultos debo decir que nos funcionó, pero eso tiene una explicación, que es debido a la edad, y nuestro PH va cambiando y a los piojos ya no les agrada tanto, no voy a ahondar en ello...

Pero supe de un aspirador que usan en las tiendas dónde te los quitan aspirándolos, pues a conseguir el aparatejo, ya que de esas tiendas no queda ni una, el señor amazon las empezó a vender y adiós negocio para dicha cadena de anti-piojitos. Una de las fases la traté diviendo su cabellera, mucho cabello por cierto y muy fino, en varias partes y aspirando, que con la fuerza que lo hace es imposible que quedé alguno!, pero no acaba ahí la cosa, lendrera para arriba y para abajo, porque el aspirador quita piojos, no liendres, que siguen agarradas al cabello cómo lo que son...asquerosas!

Adjunto foto del mismo, es una pasada la verdad, pero no es definitivo...


A estas alturas y llevando casi dos meses de lucha, lo mío se convirtió en una "pequeña guerra", porque no hay día en los que puedas descansar. El peine va a acompañarte toda la vida de ellos, no la de tus hijos, la de los otros.. Y ahí no acaba la cosa, pues tiene que ir acompañado de limpieza (aspirado) de sofás, sillas de coche, reposa cabezas, almohadas y ropa de cama lavadas a más de 60 grados, coletas, cepillos todo en el congelador, 48 hs. luego de ese tiempo ya mueren...De nada sirve despojar sus cabecitas sí en casa van a seguir estando.

Y el mantenimiento después del aspirado, lendrera, lavado de las cosas que tengan contacto con sus cabecitas, lo "Único" que para mí ha resultado y los mantiene alejados, es el aceite de árbol de té, tooodos los días detrás de las orejas, por detrás y unas gotitas en su champú diario, y la lendrera con el cabello húmedo y un poco de suavizante, eso es algo de lo que no hay que bajar la guardia.

A estas alturas estarás abrumada/o, pero es la cruda realidad. Pero no hemos vuelto a tener piojos, pero es gracias a la constancia, y a las gotas de aceite. Pero también aprendí mucho de ellos:

Los piojos no saltan ni vuelan.
Los piojos se propagan genial al hacerse selfies con alguien, puesto que se juntan las cabezas.
Los piojos se contagian si intercambias gomas del pelo.
Los piojos viven unos 40-50 días y pasan por tres etapas en su ciclo de vida. Etapa huevo: la hembra pone las liendres con un pegamento especial que los adhiere al tallo del cabello cerca de la raíz. El huevo del piojo se desarrolla y el piojo nace unos 10 días después aproximadamente. De ahí la importancia de pasar la lendrera a menudo. Porque puedes quitar el piojo, pero sus herederos campan a sus anchas.
Los productos antipiojos matan a los piojos pero no a las liendres. Usarlos muchas veces hace que al final pierdan efectividad.
Los piojos no se van con champú o lavando muy bien la cabeza. Adoran la limpieza de sus cabecitas.
Los piojos son los seres vivos del planeta con mayor futuro. No están, ni de lejos, en peligro de extinción.
Cuánto mayor número de padres vagos y que pasen de todo haya en la clase de tus hijos, mayor probabilidad de que vuelvan a aparecer.
Los piojos fuera de la cabeza humana (así como las liendres, no sobreviven más de 48 horas).

Espero haberte servido de ayuda, este post es personal, y lo que a nosotros nos vino genial , no tiene porque valerle a todo el mundo, lo cuento porque fue y sigue siendo un arduo trabajo contra los piojos, y en el cuál no había estado tanto nunca, que fascinante, no?? (irónicamente hablando)

Y aunque me quejé, y lo tomó con humor, porque ojalá todos los problemas con nuestros hijos sean como estos...

Hasta la próxima!




 Volver

Recibe ofertas y novedades